viernes, 7 de octubre de 2011

Granada.

Tengo un compañero de trabajo al que últimamente le he oído decir en varias ocasiones que siempre existe un motivo para visitarte: no le quito ni una pizca de razón. Contemplarte bajo las blancas cumbres en un despejado día de invierno siempre resultará gozoso, y pasearte y recorrerte siempre tendrá mucho de mágico. Pasado mañana te bordearemos con las nuevas luces del alba en búsqueda de caminos que nos acerquen a las primeras nieves; volveremos al atardecer cuando te iluminen los últimos rayos de la jornada. Te diré que no me olvido... y que pronto surgirá otra excusa para reencontrarnos.
.

(fotografía tomada de www.goolzoom.com) .

No hay comentarios:

Publicar un comentario