sábado, 21 de noviembre de 2009

Construcciones orgánicas.

.
A la tendencia propugnada en el siglo XX por los arquitectos Frank Lloyd Wright y Alvar Aalto, que buscó la fusión de las distintas partes de un edificio como un todo integrado en la naturaleza, se le denominó arquitectura orgánica. Sin embargo, si entendemos por orgánico a todo cuerpo que está con disposición o aptitud para vivir, estableciendo un símil será posible defender que toda construcción es orgánica, pues no sé si alguna vez te has parado a pensar cómo recuerdan a las distintas partes del cuerpo humano muchos de los elementos que hacen posible a una edificación albergar vida propia en su interior: las vigas y pilares de la estructura constituyen su esqueleto apoyado sobre los pies de la cimentación, la instalación eléctrica recuerda al sistema nervioso, el líquido de la vida que es el agua circula por tuberías como si fuesen venas, ... Y además, para colmo, lo que termina de explicar todo es que a las construcciones les pasa también como a las personas que las habitan, que se vienen abajo si se encierran en sí, si no se ventilan, si no reciben aire fresco del exterior.
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario