lunes, 1 de agosto de 2011

Instantes previos.

Estirando las piernas, también aplacaban los nervios del momento; la espera ya tocaba a su fin y, en aquel lugar, donde todos trataban de buscar una buena posición de partida, el murmullo era continuo. Cuando los relojes marcaban las veinte horas, el silencio fue invadiendo toda la Avenida hasta que, pasados unos segundos más, de repente, se oyó un fuerte sonido, seco, parecido al que se produce con la explosión de un petardo, ...  y entonces dio comienzo la Carrera.

fotografía tomada de la página web del periódico "Ideal";
corresponde a salida de la carrera de "San Antón. 2010", en Jaén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario