sábado, 24 de septiembre de 2011

Capítulo 1. El Suelo como Materia Prima (II).

(para acceder a todo lo publicado de "Apuntes de Urbanismo", haz click sobre la palabra Curso).
(accede a lo publicado de este Capítulo de "Apuntes de Urbanismo", haz click sobre la palabra Cap-1).

Territorio y Ciudad.

El suelo urbano se ha formado siempre por transformación del suelo rural y a dicho proceso se le ha llamado “urbanización”. Las causas que motivaron antaño el inicio del mencionado proceso, dando lugar a las ciudades hoy existentes, pudieron ser tan diversas como el aprovechamiento de un cruce de caminos, la existencia de alguna edificación significativa, la voluntad de proyectar una red de calles, etcétera; pero en cualquier caso, la parcelación sucesiva de terrenos para la edificación tuvo como referencia, para ordenarse, los elementos que le ofrecía el territorio: caminos, márgenes, cursos de agua, …. y a medida que el área urbana fue creciendo, incorporaba los elementos del territorio, convirtiendo los caminos en calles, los ríos en protagonistas de espacios urbanos, las irregularidades topográficas en escaleras, los cortes del terreno en límites del área urbana, … de modo que los componentes del territorio se acaban reconociendo en los tejidos urbanos.

A otra escala, la distribución de los núcleos urbanos en el territorio se estructura mediante elementos que los relacionan (caminos, carreteras, ríos, canales) o los separan (como la propia topografía). Los elementos territoriales, por tanto, estructuran dando un orden a la distribución de los núcleos, y por otro lado, como hemos visto en el párrafo anterior, intervienen en la configuración de las ciudades, concluyendo que no se pueden entender las ciudades sin contemplar juntamente con ellas el territorio en el que están y tampoco se puede actuar sobre ellas sin tener en cuenta a dicho territorio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario