viernes, 31 de agosto de 2012

Las entradas del Blog.

Cuando, hace ya unos meses, me encontré con M. y me pidió que publicase más asiduamente en este blog, me animó saber que hay personas que aguardan a que aparezcan nuevas entradas en "Hojas y Cuadernos". Sin embargo, también es cierto que me inquietó un poco el pensar que el desarrollo de este blog no responda a las espectativas de quienes, al menos temporalmente, se convierten en sus seguidores: en realidad, no puedo evitar preguntarme si las personas, a las que en principio puede agradar el blog, se pueden sentir después defraudadas porque desearían encontrar novedades con mayor frecuencia.

Sea como fuere, la realidad es que a estas alturas de la vida del blog, cuando hoy se publica su entrada número doscientos cincuenta, el ritmo de aparición de nuevas publicaciones lo seguirán marcando, como hasta ahora, los huecos de tiempo que resulten de ejercitar el resto de actividades que tengo el deber o la necesidad de acometer, algunas de las cuales se han acumulado en los últimos meses.

3 comentarios:

  1. Antonio; Hojas y cuadernos es tu blog y aunque a mí como seguidor me gustaría que las entradas fuesen más frecuentes, comprendo que no siempre se encuentra tiempo para dedicarle a estos menesteres. Ya nos hiciste ver con tus tres entradas los síntomas de que vivimos el siglo XXI y que a diario soportamos.

    Aún así, gracias por dejarnos mirar por esta pequeña ventana virtual que nos abres y ten por seguro que nunca defraudas.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  2. Anónimo3/9/12 13:13

    Querido Antonio, creo que no debes cuestionarte tanto, te conozco y se que es tu afan de agradar a los demas, pero yo creo que este blog es algo personal, y que tanto los contenidos como la frecuencia debes marcarlos tu. Yo puedo asegurarte que soy asidua y que me encanta. Bss. Mar (en agosto estuvimos en Torrox)

    ResponderEliminar
  3. Amig@s Manolo y Mar: ya os tenía como seguidores de este blog y vuestros comentarios me han resultado muy alentadores. Vuestras palabras son un buen impulso para este nuevo "curso" que hoy comienza. Os deseo lo mejor en vuestros trabajos y en vuestras relaciones familiares y afectivas. Un fuerte abrazo.
    Antonio.

    ResponderSuprimir

    ResponderEliminar