sábado, 2 de noviembre de 2013

La Visita.

En las primeras tardes frescas del otoño, la gente acude al cementerio de esta aldea mediterránea donde las tumbas miran a poniente.

El otro día, al calor de los últimos rayos de sol, una bandada de gorriones recorría tranquilamente las negras lápidas y dificultaba la labor de quienes se afanaban en limpiarlas; de pronto se oyeron los maullidos de unos gatos y, rápidamente, los pájaros levantaron el vuelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario